• Alicia Meza García

Y ahora… ¿Qué sigue?

Para cerrar este ciclo que engloba los posteos de nuestro quinto aniversario, quisiera concluir con la visión que tenemos en Léxikos Comunicación Estratégica, de lo que está por venir; resumiendo en 5 puntos el resultado de diversas interacciones con clientes, socios y aliados, así como conferencias de expertos en el tema.


Consideramos importante prever qué es lo que se vislumbra en términos de comunicación corporativa a la luz de esta Nueva Era, esta nueva realidad o "new reality", en que vivimos.  Hemos hablado ya de la importancia de la empatía y la flexibilidad, pero mirando más allá hay acciones concretas y puntos de inflexión que las organizaciones y sus líderes tienen que considerar en un futuro muy cercano; de igual forma todos aquellos que nos dedicamos a la comunicación para las organizaciones y dentro de ellas, debemos tomar en cuenta que hay que generar estrategias y contenidos, emocionalmente inteligentes, visualizando la digitalización como una realidad, no como una necesidad; y todos aquellos que tenemos empresas comprender que este es un buen momento para invertir en la gente, en los colaboradores, ya que además de resultar fundamental para reactivar la economía, permite enfocarse en lo que hace que el negocio se mueva y haga sentido.

Comparto con ustedes 5 tendencias que debemos considerar en esta nueva era:

Enfoque interno.- Las organizaciones como las personas, están pasando por procesos de re-entendimiento y de re-conocimiento, lo que propicia la necesidad de generar análisis de introspección. Y en adelante saber quiénes somos y cómo lo comunicaremos. Entendernos de manera interna, comunicarlo primero al interior, para posteriormente generar estrategias al exterior, que reflejen nuestra nueva identidad y lo que la organización y sus integrantes son en esta nueva realidad. Es una gran oportunidad para ser y hacer lo que queremos.

Líderes en spotlight.- Los líderes tendrán que desarrollar más que nunca sus habilidades de comunicación, transmitiendo no sólo las noticias corporativas, si no también la perspectiva de la organización ante situaciones que en ocasiones son sociales y políticas, propiciando una sensación de seguridad y anticipando lo que está por venir. Los líderes tendrán que optimizar sus habilidades frente a las cámaras, grabar mensajes reales, que los mantengan cercanos a los colaboradores, programar sesiones de trabajo y sociales con sus equipos. Los líderes deben ser los corporate influencers.

Empleados reales..- Con el teletrabajo, smart working, home office; cada colaborador de las organizaciones, se torna más real, más humano; porque está rodeado de su entorno y su esfera individual. Conocemos más de los colaboradores en su propio espacio, en la interacción con sus espacios, familiares, roommates; aprendemos de sus rutinas diarias, de sus horarios. La interacción y comunicación con ellos será conectar a través de todo aquello que los hace reales, humanos y tangibles; aún en la virtualidad.  La invitación es ver al colaborador como una persona y estar atentos a su espacio, sus dinámicas, volvernos más empáticos, más flexibles y comunicar desde esas ideas.

Experiencias de engagement.- La creatividad de quienes están a cargo de generar estrategias de engagement, se reta más que nunca, ya que es importante propiciar espacios de interacción con compañeros, colaboradores y líderes. Casual Meetings, Social Fridays, Coffee Breaks, a través de plataformas de teletrabajo, dan un descanso mental a los colaboradores. Pero compartir con ellos experiencias como sesiones de teatro, sesiones de comedia o la posibilidad de descargar un libro o película favorito sin costo; se convierten en interesantes incentivos para mantener una relación de apego y afiliación con la empresa. Mantener actualizadas las redes sociales, comunicar oportunamente y generar espacios para que los colaboradores compartan sus opiniones será también fundamental, así como ofrecer terapias psicológicas individuales o grupales.

Nuevos roles y competencias.- Las organizaciones deberán replantear las competencias de los colaboradores, así como la forma en que son medidos y evaluados sus resultados. Empezando por competencias técnicas como habilidades digitales, hasta competencias como la resiliencia y la adaptación al cambio. Habrá un enfoque en el desarrollo de habilidades para múltiples roles o funciones como competencias para esta nueva era. Embajadores digitales y nuevas figuras como el Chief Culture Officer, o People Managers, surgen con la finalidad de conectar entre colaboradores aún en los espacios virtuales, así como de garantizar que los procesos digitales, tengan un efecto de cohesión. Los colaboradores y las organizaciones se transforman en comunidades virtuales, que no pueden ser evaluados ni conceptualizados de la misma manera.



21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo